miércoles, 6 de junio de 2018

a n t o l o g í a || bases y otras chorradas

Yo, your girl’s back (back back back back). Sí, esto es una referencia a SHINee. Os estaréis preguntando qué me trae por aquí. O no, porque tengo ahí una minúscula tendencia a desaparecer y volver a aparecer meses más tarde. Creo que es algo que ya no tiene arreglo.


Regreso de entre los muertos cuando debería estar estudiando cine y editando un piloto de una webserie que personalmente no miraría ni aunque me pagasen por ello –si alguno de mis profesores está leyendo esto, no es tan mala como parece, besis– porque quiero proponeros algo.

VAMOS A HACER UNA ANTOLOGÍA. Sí, sí, vamos. Tú, el que me estás leyendo y probablemente otras 20 personas porque aquí no discrimino a nadie. Bueno, sí, a los heteros. This is a gays only event. Go back to the hetero world where you belong.

So…

¿Formas parte de la comunidad LGBT? ¿Has empezado muchos libros que nunca has terminado y que tienen como hilo conductor que la ratio de gays por cada hetero es 10/1? ¿No has escrito nada en la vida pero tienes pluma suficiente como para hacerte un edredón? ¿Te gusta la ciencia ficción o, por lo menos, sabes qué es un robot? ESTE ES TU LUGAR.

Como soy un alma caritativa voy a hacer una antología, a venderla por Amazon –aunque aprecio sugerencias de empresas que no esclavicen a sus trabajadores gracias– y a donar las ganancias a alguna ONG (acepto sugerencias de esto también) porque es el mes del orgullo y qué mejor forma de estar orgullosos de ser GAYS que escribir cosas gays en el espacio, en el futuro, etc.

Llegados a este punto, si aún no has cerrado el blog, te estarás preguntando, con los ojos brillosos en plan protagonista de anime que descubre cuál es su misión en la vida, qué tienes que hacer para participar.

  • ¿Por qué ciencia ficción? Porque nunca hay suficiente ciencia ficción.
  • ¿Cuántas palabras? Entre 750 y 1000 1500. Son poquitas, y no pasa nada si os pasáis por 100 o así, lo que pasa es que no sé cuántas personas se van a presentar y prefiero no arriesgarme. Eso nos lleva al siguiente punto.
  • ¿Cómo decides quién se va y quién se queda? Por lo pronto, y porque dudo que se presente mucha gente, acepto todos los relatos que vengan a mi camino. Si luego hay que decidir ya me estrujaré yo los sesos ☹
  • ¿Y cómo garantiza eso la calidad del relato? Como Akane en ZTD cuando tiene que decidir el antídoto; todos los relatos serán leídos por más de una persona.
  • ¿Y qué pasa con los derechos? Bueno, pues tengo poca idea de esto. Si creéis que es necesario se puede llevar al registro de propiedad intelectual, pero por lo pronto todos los relatos estarían bajo Safe Creative/Creative Commons por parte de su autor para que yo no os pueda robar. Dicho esto, lo que sí que se pediría es una exclusividad de tres meses desde la publicación hasta que podáis colgar el relato en Internet para que la antología se venda. Podéis enviarla a otros concursos o cosas así, sois libres de ello.
  • Si eres cishet: te acompaño en el sentimiento. Y creo que ha quedado claro, pero no puedes participar. Lots of love anyway.

Si después de leer mis instrucciones 100% vagas y 120% poco profesionales todavía queréis participar podéis enviar vuestros relatos a arisbookshelf@gmail.com con el asunto ANTOLOGÍA hasta el 24 de este mes. Podéis firmar con un pseudónimo con vuestro nombre o con una luna del WA pero agradecería un nombre entero en el cuerpo del correo.

SI ALGUIEN SABE HACER FOTOS/EDITAR FOTOS DE ESAS SIN DERECHOS PARA QUE PAREZCA UNA PORTADA GUACHI/ DIBUJAR Y QUIERE PARTICIPAR EN EL PROYECTO HACIENDO UNA PORTADA PUES MIRA NOS AHORRAMOS QUE LO HAGA YO Y QUEDE MAL. HABRÁ CRÉDITOS, OBVIO, PERO COMO A TODOS LOS DEMÁS, PAGAMOS CON AMOR, ASÍ QUE COMO VEÁIS.

Después de este importante anuncio de vuestra guía espiritual, podéis seguir con vuestras vidas o googlear “qué se considera ciencia ficción”. Have a nice day.

jueves, 1 de febrero de 2018

Series que recomiendo sí o sí| Top Ten Tuesday

Hace milenios que no hago una entrada sobre series, lo sé, y es un tema que me encanta machacar casi tanto como Marvel (uy, yo os recomiendo que os preparéis para los mínimo tres breakdowns que me van a dar mientras disfruto de Black Panther y se acerca peligrosamente Infinity War).
Así que en la entrada de hoy he decidido hacer algo diferente y recomendar diez series que me encantan y que, en su mayoría, están en Netflix (al menos en España, aunque no en su totalidad) o en alguna plataforma similar.

1. Brooklyn Nine-Nine

No sé cómo esta serie con una premisa tan simple como el seguir a un grupo de detectives de una comisaria de Brooklyn en clave de humor se ha convertido en una de mis series preferidas, pero lo ha hecho. Explicar la trama es complicado, porque aunque tiene historias que se alargan, básicamente seguimos a los detectives mientras resuelven casos, hacen cosas estúpidas o resuelven casos haciendo cosas estúpidas. Desternillante y también una prueba de que se puede hacer humor sin ser ofensivo contra ningún colectivo. Además todos los personajes son mis hijos. 

2. Wynonna Earp

La maldición de los Earp hace que cualquier persona que haya muerto con su pistola regrese a la , pero también que no puede escapar del área en la que murió. Wynonna, bisnieta del primer Earp, regresa a la ciudad después de un pasado demoledor, y pistola en mano, se prepara para deshacerse de los demonios que habitan el pueblo de Purgatory. Basada en antiguas películas del oeste, se le da un giro a la historia del/la cazador sobrenatural con personajes muy interesantes y subtramas a las que no hay que quitar el ojo.

3. Jessica Jones

Me empecé esta serie porque salía David Tennant, que es uno de mis actores preferidos y a quien adoro muchísimo, y creo que es mi serie preferida de todas las que se han hecho a partir de los cómics de Marvel. Tiene un toque mucho más oscuro que la mayoría de series de superhéroes, y, para ser justos, yo no la calificaría como tal. Con personajes muy bien escritos, un villano con mucha fuerza y una trama que no deja indiferente, se la recomendaría a cualquiera, le gusten estos temas o no.

4. Doctor Who

Doctor Who es mi serie. Me he visto las primeras temporadas cinco veces, y siempre quiero más. Las otras no me gustan tanto, pero también me las habré visto unas tres veces cada una, o al menos capítulos sueltos que me encantan. Aquí conocí a David Tennant y aquí me enamoré también de las series. La serie original se remonta a 1963 y empezó en blanco y negro, pero la actual tiene su origen en 2005, y, aunque sé que los efectos especiales cutres pueden tirar hacía atrás, las aventuras de este viajero del espacio y el tiempo merecen mucho la pena. Te quedarás con ganas de tener tu propia TARDIS.

5. Día a Día

Esta comedia sigue la vida de una familia cubana establecida en Estados Unidos, con sus altos y sus bajos. Con su humor directo toca temas que repercuten a la sociedad actual y nos hace coger cariño a todos los miembros de la familia mientras no paramos de reír. Le sobran las risas enlatadas.

6. The Get Down

Otra serie que se merecía no ser cancelada, porque es una obra de arte ♥. La serie sigue los orígenes del hip-hop y el rap, y la vida en barrios marginales negros durante finales de los setenta y principios de los ochenta. Los personajes sueñan con vidas mejores y música, con cambios. La serie es una maravilla a nivel de guión, a nivel de banda sonora y a nivel de escenarios, cámara y edición. Un regalo para los sentidos que todo el mundo debería hacerse.

7. Orphan Black

MIS CLONEEEES. Tatiana Maslany es maravillosa con todas las letras, por la forma que tiene de interpretar a tantos personajes distintos y a la vez iguales. La serie empieza siguiendo la vida de Sarah, que al ver a alguien idéntico a ella suicidarse decide asumir su identidad para huir de sus problemas, pero a medida que vamos conociendo más sobre los clones, todas sus tramas van cobrando protagonismo, y los misterios se van hilando poco a poco para darnos las respuestas que tanto esperamos.

8. Agent Carter

Si no lo he dicho un millón de veces no lo he dicho ninguna. AGENT CARTER DESERVED BETTER. La serie sigue al personaje de Peggy Carter, que se nos presenta en Capitán América: el primer vengador, y está ambientada en la América de después de la Segunda Guerra Mundial. En ella podemos seguir las aventuras de Peggy como agente para una organización secreta, pero también ver cómo se adapta y se abre paso en espacios que eran enteramente masculinos. Una serie maravillosa que nunca debió ser cancelada, pero que se disfruta de todas formas.

9. The Good Place

Fue una de mis sorpresas del año pasado. La historia nos situa en un más allá algo peculiar, el lado bueno, en el que la protagonista conoce a tres personas más que también han muerto recientemente, y aunque no puedo decir mucho más porque todo sería spoiler, vale mucho la pena. Es graciosa hasta decir basta pero también está escrita de maravilla, nunca te esperas qué es lo que va pasar a continuación.

10. Las reglas del juego

Como no quería poner las típicas que todo el mundo recomienda y me estaba quedando sin ideas, he decidido añadir esta serie que dan en A3Series por las tardes y que a mí me parece muy entretenida de ver. La trama es interesante (ladrones profesionales que se unen para robar en grandes empresas y ayudar a los desfavorecidos) y es una de esas series para bingewatch, para ver cuando no dan nada más en la tele, de esas que da igual el capítulo por el que la pilles pero que no es de policías o médicos como la mayoría de las que dan por televisión. Me encanta el personaje de Parker.

jueves, 25 de enero de 2018

De qué hablo cuando hablo de feminismo

He publicado una serie de entradas sobre cine que, en su base, son sobre feminismo. No voy a recomendar lecturas ni charlas, no por el momento, ni es mi intención crear tensión entre mis lectores solo por una entrada, porque considero que todos somos adultos y que podemos expresar nuestra opinión sin llegar a las manos (manos virtuales, por supuesto).

No sé si sois versados en feminismo, o si consideráis que es algo importante pero nunca os habéis sentado a hacer un ejercicio de autorreflexión, a delimitar cuál es vuestra opinión sobre el tema, o quizás os encontráis entre los que mantienen que el feminismo ya no es necesario... considero que todo eso es secundario para la lectura de esta entrada, pues es, de nuevo, un repaso a lo que yo quiero expresar, desatado por algo que quizás os sorprenda.

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes es una antología de mujeres que han jugado un papel importante en la historia o que son admirables como feministas, teóricas o prácticas. Mi problema empieza aquí:

Si estos son los modelos a seguir que queremos para las próximas generaciones, apaga y vámonos.  Si Margaret Thatcher y Hilary Clinton son ejemplos de feminismo, es probable que en la secuela incluyan a Kylie Jenner o Taylor Swift. Edito para añadir que también aparece Coco Chanel, que no solo fue espia nazi, sinó que además confabulo con ellos contra su compañera de trabajo, que era judía.

Así que a raíz de esto me gustaría hablar de cuatro cosas que considero fundamentales a la hora de hablar de feminismo y que creo que muchos pasan por alto:

1. Ser una mujer y considerarte feminista no quiere decir que tengas que estar de acuerdo con el punto de vista de cualquier mujer en cualquier tema, o que no pueda desagradarte una mujer por su actitud o sus acciones. Esto es básico que a veces cuesta que a la gente le entre. No entiendo dónde recae la dificultad. Si veo que una mujer acosa a otros en las redes sociales no defenderé su actitud solo porque es una mujer, por lo tanto, no defenderé políticas con las que estoy en desacuerdo solo porque estas estén representadas por un rostro femenino.

2. "Everyone should be a feminist". No. Todos los seres humanos deberíamos tener cubiertas las necesidades básicas, todos los seres humanos deberían apoyar los derechos humanos, todos los seres humanos deberían estar en contra del racismo y la homofobia y, con el tema que nos atañe ahora mismo, todos los seres humanos deberían estar en contra del machismo, la violencia de género y la sociedad patriarcal. Decir que todos deberían ser feministas es darle a los hombres un papel principal en una lucha que no es la suya. De la misma manera que los que apoyan a la comunidad LGBT son aliados, los que apoyan el feminismo pero no se identifican como mujeres son aliados.

Una analogía que me ha servido para explicar esto en otras ocasiones es el racismo. Si eres una persona blanca y quieres ayudar a luchar contra el racismo, tienes que escuchar a las personas negras, a los latinos, a los asiáticos, tienes que dejar que sean ellos los que te expliquen por lo que están pasando, porque ellos viven esas situaciones y, por lo tanto, saben cómo se siente sufrir racismo. Nosotros, como personas blancas, no. Solo podemos asumir y empatizar. Y ayudar, por supuesto, pero siempre en segunda línea, siempre permitiendo que sean ellos los que encabecen las manifestaciones, los que escriban y hablen públicamente sobre el tema, los que nos delimiten de qué maneras podemos ayudar y qué comportamientos debemos evitar y criticar si los observamos.

¿Verdad que es fácil de entender? Entonces, ¿por qué es tan complicado de entender que si eres hombre no sabes cómo es ser una mujer, no conoces sus problemas y, por lo tanto, no estás en la posición de dar lecciones sobre feminismo?

La posición del hombre en la lucha contra el feminismo es la de aliado, y esto es así porque seguimos viviendo en una sociedad en la que la palabra de un hombre repitiendo lo que cientos de mujeres han dicho antes en un tema que les incumbe a ellas tiene más validez a los ojos de la mayoría. Porque que un hombre vaya a una manifestación feminista y se haga notar llega a las noticias, y es alabado por ello, y que miles de mujeres se manifiesten por sus derechos es, para muchos, un mero intento de llamar la atención.

3. Feminismo(s). Por supuesto que entiendo que hayan diferentes corrientes dentro del feminismo: radical,  interseccional, transfeminismo, feminismo negro...

Supongo que habréis leído a gente llamar a Emma Watson white feminist (yo hice todo un trabajo sobre el tema) y a mucha gente le habrá sorprendido la respuesta de la actriz: agradeció que lo hicieran porque eso le dio la oportunidad de deconstruirse, leer y entender mejor como el feminismo puede ayudar a otras mujeres que no pertenecen a la misma clase social o no tienen el mismo color de piel que ella.

Es obvio que el feminismo no se aplicaría de la misma forma ni tendría los mismos efectos en la población de países como Bangladesh que en el Reino Unido. Eso no hace menos necesario dichos movimiento en unos lugares ni significa que no puedan ayudar a gente, simplemente hay que permitir que el feminismo se amolde alrededor de la cultura y las necesidades de esos países: los matrimonios de niñas y las víctimas de violencia de género, las ablaciones de clítoris y las violaciones... todo son cosas que el feminismo debería combatir.

Yo creo que es importante que se trate el feminismo desde la interseccionalidad y que se incluya en la lucha a todo tipo de mujeres (independientemente de su género biológico, tema en el que no voy a entrar ahora mismo porque podríamos desarrollar una entrada aún más larga solo a partir de esto) pero eso no significa que crea que todas las feministas radicales son TERF o no-inclusivas. Por supuesto que lo personal es político, por supuesto que las situaciones de poder se dan en todos los ámbitos, y por supuesto que la raíz del problema es el patriarcado.

4. Mi mayor problema con este libro es que no me gusta que las luchas sociales se disuelvan en el capitalismo, y es lo que se está haciendo con el feminismo. Desde hace un año y medio, está de moda ver camisetas con eslóganes feministas en las tiendas de ropa (irónico si se tiene en cuenta que esas camisetas probablemente hayan sido fabricadas por mujeres y niños de países del tercer mundo en condiciones inhumanas y con sueldos insuficientes) y ahora eso se ha trasladado a las librerías.

Ey, que el feminismo vende, y sí, esto hay que leerlo con voz de Shin Chan. La sociedad capitalista cogerá los ideales y los convertirá en productos, aunque sean exactamente lo opuesto a ella, aunque lo que estos ideales busquen destruir dicho capitalismo. Con esto no se consigue nada, más allá de dejar en evidencia dichos movimientos porque la gente los considera solo una moda.

Y estos son los cuatro puntos de los que quería hablar. Cuando hablo de feminismos hablo de la unión de las mujeres para acabar con el patriarcado, de la importancia de dar voz a la mujer, de marcar unos límites entre aquello que es comercial y aquello que es ideológico y de saber mantenerlos, de la necesidad de crear espacios propios y mantenerlos, porque los espacios mixtos no son respetuosos con la mujer. Y me gustaría que se comprendiera por qué en ocasiones cosas que son etiquetadas como feministas, como el libro en el que estoy basando esta entrada, no hacen sino perjudicar el feminismo.

lunes, 22 de enero de 2018

Reseña | The Gentleman's Guide to Vice and Virtue


Título: The Gentleman's Guide to Vice and Virtue
Autor/a: Mackenzi Lee
¿Saga?: Sí.
Editorial: Harper Collins
¿Español?: Sí (en México)
Cómpralo: epub/papel
A Henry "Monty" Montague no le importa que sus pícaras pasiones estén lejos de ser adecuadas para el caballero que nació para ser. Pero a medida que Monty se embarca en su gran gira por Europa, sus búsquedas de placer y vicio corren peligro de llegar a su fin. Su padre no sólo espera que él se haga cargo del patrimonio de la familia a su regreso, sino que Monty también está sufriendo un enamoramiento imposible con su mejor amigo y compañero de viaje, Percy. 

Así que Monty promete hacer de esta escapada de un año un último hurra hedonista y coquetear con Percy de París hasta Roma. Pero cuando una de las decisiones temerarias de Monty convierte su viaje al extranjero en una espantosa cacería humana, se pone en duda todo lo que sabe, incluida su relación con el chico que adora.


Bueno, bueno. Este libro me llamó la atención desde el primer momento en que lo vi, y no pude evitar empezarlo en cuando tuve una oportunidad (dejando de lado libros que, en teoría, tenían más prioridad en mi lista, pero, ¿cuándo no hago eso?).

De este libro me llamó la atención no solo la cantidad de reseñas positivas que tenía, sino también los temas que tocaba. Vamos a ver, que os hago un resumen así rápido. SIGLO XVIII. NOBLES. PIRATAS. EL (ROAD?) TOUR MÁS ÉPICO DE LA HISTORIA. Por no hablar de que trata la homofóbia, el racismo, las enfermedades mentales... 

Y, además, te hace reír muchísimo. O al menos a mí me ha hecho reír muchísimo, pero hay que tener en cuenta que soy un poco (muy) boba. 

En las primeras páginas ya podemos ver que el protagonista es lo que catalogaríamos como un train-wreck o, para que nos entendamos todos, un desastre con patas. Hay opiniones dispares, pero muchos lectores han llegado a la conclusión de que le odian. Lo cual es muy triste, porque me he visto obligada, casi en contra de mi voluntad, a adoptárle (como hago con todos los personajes troubled y desastrillos, porque SOLO NECESITAN AMOOOR).

Henry, "Monty" para los amigos, es un rico heredero al título de Lord. Le han expulsado de la universidad por actividades ilícitas y no tiene una relación muy buena con su familia. Ni con la cultura y la educación. Aunque puedo entender por qué ha desagradado a tantas personas, creo que también es fácil ver por qué a otros nos ha gustado tanto. No es que no tenga cosas buenas para resaltar, es que él mismo se ha convencido, casi hasta convertirse en ello, de que no tiene ninguna valía. Creo que va evolucionando a lo largo del libro y que aunque todavía tiene que encontrarse a sí mismo, el camino que recorre es fantástico.

No quiero hacer spoilers, pero simplemente quiero que entendáis que aunque hay rasgos de su personalidad que a mí también me ponían de los nervios en muchos momentos, hay heridas que sanar (i've got scars even though they can't always be seen me dicen por el pinganillo que no es el momento ni el lugar para cantar canciones de One Direction)*.

Felicity es sin duda una de las mejores cosas del libro. Más lista que el hambre y sin dejarse intimidar por nadie, es una mujer fuera de su tiempo. Sueña con hacer cosas grandes, con dejar una huella en el mundo y estudiar, no quedar limitada al papel que se espera de ella por ser una mujer en el siglo XVIII. Tiene detalles o salidas que te hacen reír también, aunque quizás al principio cueste cogerle el punto. Me gusta que no esté limitada por quién es, sino por todo lo que la rodea, ya que es un cambio interesante en comparación a los otros personajes.

Percy es, comprobado irrefutablemente por los científicos, el sol. No, no, escuchadme, tengo razón. Es un amor de persona. Quizás es, de los tres, el personaje que confío que se desarrolle más, pero eso no significa que no esté bien desarrollado en este libro. Al principio quizás se vea más marcado por las decisiones y las aventuras de Morty que por él mismo, y además hay que entender que "arrastra mucho equipaje" (no sabía cómo traducir esta expresión tan típica del inglés, lo siento). 

En una época en la que queda determinado por su color de piel y sus orígenes, su personalidad es comprensible y sus acciones también, y más cuando a medida que se va avanzando en la historia y se conocen más detalles sobre él. El otro elemento que podría limitarlo o determinarlo también me parece muy bien llevado, y sus reacciones al respecto también. 

Los demás personajes quizás no estén tan bien delineados, porque son secundarios, pero ninguno de ellos es poco interesante. Con el trasfondo que ofrece sobre los personajes con menos peso, la autora consigue que te intereses por su vida y sus aventuras de la misma forma que te interesas en los tres protagonistas.

La relación entre Morty y Percy es muy bonita. No sé, muy pura, muy tierna, muy transcendental y muy bien llevada y quiero que sean felices porque ambos se lo merecen, pero también quiero que aprenden a quererse a sí mismos fuera de su relación y ♥♥.

No quiero decir que es verdad, pero es verdad.
En este tipo de libros suelo centrarme solo en los personajes, y hablar poco de la trama, pero creo que en este caso se merece una mención especial. No solo porque ha cogido todo los detalles que he mencionado de los personajes y lo ha convertido en elementos cotidianos de la trama, sin darles más importancia de la necesaria, lo cual, y creo que he repetido esto un millón de veces ya, me parece maravilloso, la trama es deliciosa.

Lo que empieza siendo un viaje simple termina mezclando alquimia, piratas y otros elementos emocionantes para hacer que no puedas apartar la mirada del libro. Quizás no es lo que uno se espera con esa portada y ese título, pero los elementos fantásticos se mezclan tan deliciosamente con los más realistas que no puedes evitar pensar en que todo encaja, aunque sea de forma insólita.

Lo mejor de todo es que tendremos un libro de mi hija Felicity, en el que espero que también aparezcan mis otros dos hijos y no me da el presupuesto para tanto debería dejar de adoptar gente.

En conclusión: aunque no esté en vuestros países el libro está en español así que esa no es excusa para no leerlo, y más allá de ser una lectura amena y muy divertida, también es un libro con un mensaje muy interesante e importante.

*siempre es el momento y el lugar para cantar canciones de one direction


jueves, 18 de enero de 2018

Reseña | History is all you left me



Título: History is all you left me
Autor: Adam Silvera
Editorial: Soho Teen
¿Saga?: No
¿Español?: No 
¡Cómpralo!: En epub / En papel

Cuando el primer amor y ex novio de Griffin, Theo, muere ahogado en un accidente, su universo explota. Aún cuando Theo se mudó a California para asistir a la Universidad y comenzó a salir con Jackson, Griffin nunca dudó de que Theo regresaría a él cuando fuera el tiempo correcto. Pero ahora el futuro que había planeado para ambos ya no existe. Y para hacer las cosas peor, la única persona que realmente entiende su dolor es Jackson. Pero no importa cuanto compartan entre si, la caída libre de Griffin continua. Él se esta perdiendo a si mismo en su compulsiones obsesivas y decisiones destructivas, y los secretos que guarda lo rompen cada vez más. Si Griffin alguna vez quiere reconstruir su futuro, el tendrá que ponerle frente a su pasado, y cada pieza de su roto corazón en el rompecabezas de su vida..
EL.DOLOR. EL PUTO DOLOR. QUÉ HE HECHO YO PARA MERECER ESTE DOLOR. SI VAIS A LEER ESTE LIBRO, COMPRAD PAÑUELOS. NO ES UN CONSEJO ES UNA ORDEN.
Me voy a relajar y abandonar a mis amigas las mayúsculas. Pero en serio, no sé qué hecho yo para merecer esto. Lloré como un poco muy mucho leyendo este libro (qué expresividad, qué don de palabra, por dios, qué hago desperdiciándome en este blog cuando debería contratarme una revista académica de literatura, por dios).

Y no, no hago spoilers diciendo eso al principio de la reseña, porque, si leéis la sinopsis, ya podréis ver que el ex-novio/mejor amigo del protagonista se muere y que él sufre mucho. Y yo sufro mucho.

Os aviso que tenéis que coger el libro con paciencia, porque los personajes toman decisiones de esas que se pueden llegar a exasperarte. Pero vamos, que a lo mejor soy yo que tengo mucho sueño siempre y eso hace que mis ansias asesinas estén por las nubes pero en general soy buena persona. Ese es un detalle que me parecía importante resaltar, porque es, a la vez, lo que más me ha gustado y lo que menos: lo humanos y realistas que son los personajes. Ves como van evolucionando, los vas conociendo y también compruebas cómo sobrellevan la pérdida.

Griffin, el protagonista, nos traslada del presente (después de la muerte de Theo) al pasado que compartieron juntos, desde su declaración algo atípica hasta la última vez que se vieron. Es un protagonista en cuya piel vives durante todos los momentos, un protagonista interesante.

Una cosa que quiero reconocerle al autor es que ha sabido representar bien y de forma respetuosa que el protagonista tuviese OCD, y que no es una característica que se use solo para añadirle "personalidad" y que más adelante en la novela se olvide, si no que es un punto importante en la trama.

A Theo le conoces a partir de él. Las experiencias y aficiones que compartieron, las cosas que le hacían único, su forma de ser, su carácter. Hay cosas que se van descubriendo a lo largo de todo el libro sobre él, aunque no sea un personaje presente.

Los demás personajes, Wade (mejor amigo de Theo y Griffin) y Jackson (el novio de Theo cuando este murió), quizás no tienen tanto protagonismo al principio, pero a medida que vamos llegando el presente, viendo como la historia llega a su fin y se van cerrando algunas incógnitas, también podemos ver cómo ellos evolucionan como personas y cómo se reencuentran con ellos mismos después de una pérdida tan importante.

Una cosa que me ha parecido muy interesante del libro ha sido lo de los universos paralelos, que ya veréis desde la primera página, y que hacen que la narración sea más interesante.

También me ha gustado que el libro sepa ir más allá. Porque no es un libro LGBT cuya única intención es ser LGBT. Es una idea que podría haber funcionad con una pareja heterosexual y con una pareja lesbiana, e incluso con una pareja gay y otra heterosexual. El peso de la trama no recae en la sexualidad de sus personajes, si no en su unión, en su historia, en la amistad, en el pasado, en el dolor, en cómo sobrellevar la pérdida.

Pero no por eso deja de pecar de algo de lo que pecan muchos libros con relaciones no heterosexuales, y es que casi no hay interacción alguna con el sexo opuesto. Ya sé que no es algo obligatorio, pero tenía que comentarlo.

Es un libro que recomendaría a cualquiera que esté interesado en estos géneros. A mí me gusta mucho leer este tipo de libros, pero si buscáis algo que implique más trama (aunque tiene una lo suficientemente interesante como para atraparte) y menos desarrollo de personalidad, quizás no es para vosotros. Pero en mi caso me dejó hecha una bolita llorosa, así que... si os interesa leedlo. Por favor.

lunes, 15 de enero de 2018

Reseña | Sombra y hueso


Título: Sombra y Hueso
Autor/a: Leigh Bardugo
Editorial: Hidra 
¿Saga?: Grisha
¿Español?:

Alina Starkov no espera mucho de la vida. Se quedó huérfana después de la guerra y lo único que tiene en el mundo es a su amigo Mal. A raíz de un ataque que recibe Mal al entrar en La Sombra, una oscuridad antinatural repleta de monstruos que ha aislado el país, Alina revela un poder latente que ni ella misma sabía que tenía. Tras ese episodio, Alina es conducida a la fuerza hasta la corte real para ser entrenada como un miembro de los Grisha, un grupo de magos de élite comandado por un individuo misterioso que se hace llamar El Oscuro.


Sé que no hace falta haber leído Grisha antes de leer Seis de Cuervos, pero yo quería, porque sentía que le hacía un feo a estos libros, aunque no sé si lo otro es secuela o precuela o cómo va la cosa. Y aunque no me han decepcionado, me esperaba algo más. Si, empezamos la reseña con toda la sinceridad que necesita, porque para qué mentir.

El estilo no está mal, entiendo por qué gusta, pero tampoco me pareció nada del otro mundo. Fácil de leer, pero ahí termina la cosa (me lo leí en un día y medio, si he de ser sincera, pero porque estaba en racha lectora). Una de las cosas que menos ha gustado es que veo que hay mucho world-building detrás pero yo he visto poco reflejado en este libro. Y no digo que cueste de entender, pero no veo por qué no podría haber más.

Tanto "los enemigos" como "el problema" me parecen sencillos, simplistas. Creo que la base de la novela es muy simple y que sin esos detalles de más para terminar de darle profundidad, se termina perdiendo la intención.

Otra cosa que quiero señalar es que me ha recordado mucho, por no decir muchísimo, a El gremio de los magos, primera entrega de Crónicas del Mago Negro de Trudi Canavan, del que podéis encontrar una reseña en el blog también. Cosa que no es mala, porque fue una saga que consiguió que me enamorase de la autora y que ahora tenga más libros suyos en la estantería y en mi lista de futuras lecturas.

Aunque tengo ganas de seguir leyendo la saga, muchas de ellas recaen en cuánto quiero leer Seis de cuervos, más que en lo que esta saga en específico tiene que ofrecer. Mientras muchos libros que encabezan una trilogía pecan en exceso de ser introductorios, otra de las cosas que me gustaría destacar de este libro es que tiene, por sí solo, una introducción y un nudo. No estoy segura de hasta qué punto puede necesitar un tercer libro, y temo que el segundo se me vaya a hacer muy largo.

Una cosa que sí que tengo que concederle a Leigh Bardugo es el desarrollo de la protagonista. Al estar narrado como está, se centra mucho en un solo personaje, y conocemos poco de los demás, más allá de unas pocas características, pero no considero que sea un problema.

Alina es una chica que descubre, después de vivir una vida más o menos tranquila (se dedica a hacer mapas y es huérfana de guerra), que en ella reside el poder que podría salvar a todo su país de la total decadencia, y al mundo de sucumbir por completo a La Sombra. Tal vez estas simples palabras son el más puro ejemplo de tropo que podría haber usado para definir una novela de fantasía, pero el personaje no es mucho más. Sí, podemos llegar a conocer sus inquietudes y ver cómo se desenvuelve lejos de una vida que nunca creyó que le iba a corresponder, cómo se descubre a sí misma.

El personaje de Mal, el mejor amigo de Alina desde la infancia, no me ha terminado de caer bien. Quizás a medida que el libro iba avanzando y le ibas conociendo mejor, era más fácil entenderle y comprender la importancia que tienen el uno para el otro, pero me gustaría que en el siguiente se le desarrollase un poco más, en cuanto a personalidad.

Quizás el otro personaje que destacaría además de a El Oscuro es a Genya, porque me ha gustado conocer sus circunstancias y sus poderes y su posición respecto a muchos temas, y me ha parecido
menos superficial que los demás personajes Grisha que nos han ido mostrando a lo largo del libro.

El Oscuro (creo que diré The Darkening porque suena mejor) es un personaje que se nos presenta con un trasfondo más interesante y quizás menos plano, pero al final me terminó por decepcionar, porque me esperaba un giro de trama con él, algo más original que lo que terminó por ocurrir.

Como resumen me gustaría decir que considero que es un ejercicio de fantasía en su significado más puro, y uno que no deja de ser bueno a pesar de usar elementos que han sido usados miles de veces antes. Quizás en los demás libros utilice dichos elementos para alejarse un poco de la historia típica y presentar algo más interesante y con más profundidad que no "luz contra oscuridad". Tengo ganas de seguir leyendo, a pesar de todo, y ver qué más tiene la saga que ofrecer.

¿Lo habéis leído? ¿Os gustó más que a mí? ¿Menos? ¿Estáis de acuerdo conmigo?


miércoles, 10 de enero de 2018

Time's Up?

Si la última vez que hablé sobre cine comenté la necesidad de crear un séptimo arte propio para que las mujeres pudiéramos expresarnos sin que fuéramos representadas desde un punto de vista masculino, creo que los recientes (y no tan recientes) acontecimientos dan pie a que me vuelva un poco más "radical": es una necesidad para la seguridad de las mujeres que se cree un espacio no-mixto en el que poder expresarse a través del cine/la televisión/el teatro.

Voy a dejar claro el por qué en una sola frase: los hombres no inspiran confianza. La han perdido, y a este paso no volverán a ganársela en muchísimo tiempo. Ni en este ni en ningún otro ambiente. Y si alguien va a saltarme con el "not-all-men" pues adelante, aprovecha tu tiempo, que yo te leeré atentamente (pista: no).

También es una entrada sobre hipocresia. Quiero criticar a mucha gente pero también quiero criticar a todos los que están criticando, que eso se me da muy bien. 

Por supuesto que nadie se atrevía a hablar. ¿Creéis que es la única industria en la que pasa? Hablar sobre esos temas sin tener una red de apoyo detrás es como descender en caída libre. Parece que sea un crimen que alguien que lo sabía no abriese la boca, parece que os importe más quién sabía qué estaba pasando que el mismo artífice del acoso. No es tan fácil. 

Imaginad que estáis en esa situación. Que sois una actriz, no importa la edad, pero que todavía no habéis conseguido un papel "rompedor" en vuestra carrera. Imaginad que os habían prometido alfombras rojas y lo único que veríais si hablarais sería vuestro futuro negro. Imaginad que estáis en una posición de inferioridad, que las personas a las que queréis atacar tienen mucho más dinero, muchos más seguidores, mucho más poder mediático. ¿No tendríais miedo de hablar?

Imaginad que sois una actriz famosa, una de las pocas que sigue consiguiendo papeles de peso a pesar de su edad. Porque si eres mujer y pasas de los cincuenta puedes olvidarte de cualquier alfombra, en muchos casos. Imaginad que vuestra credibilidad y vuestra posibilidad de seguir en el negocio se viese amenazada por decir cualquier cosa, porque se da más importancia a la voz de un hombre que a la vuestra.

Ahora imaginad lo peor. Imaginad que sois una aspirante a actriz, como antes. Pero ahora imaginad que esas promesas venían acompañadas de acoso y abuso. Imaginad que estáis en una situación de impotencia, de miedo, de inferioridad en muchos sentidos. Ya no es sobre vuestras carreras, es sobre vuestras vidas. Y día a día escucháis que "no es para tanto", hasta que os lo creéis; veis a las pocas valientes que se han atrevido a hablar siendo atacadas, siendo ignoradas, siendo tachadas de mentirosas. 

Sed sincerxs, ¿hablaríais? Hay que aplaudir y proteger a las que se han atrevido a hablar, pero no hay que criticar a las que no han hablado, bajo ninguna circumstancia.

Y no, no estoy exagerando, hay un hilo que ha sido compartido miles de veces dando vueltas por Twitter en que se nombra artistas que han colaborado, participado en proyectos o mantenido relaciones personales de cualquier tipo con abusadores. ¿Cuál es mi problema con ese hilo? Aparecen personas que colaboraron con ellos antes de conocer los detalles. 

Pero lo que más me ha molestado no ha sido eso, ha sido cuando ha aparecido Alicia Vikander, incluyendo que "estaba casada con Michael Fassbender". Para quienes no lo sepáis, Fassbender fue acusado de violencia doméstica por una ex-pareja (que retiró los cargos después, pero sabemos que en estas situaciones puede haber presión por parte de él).

Alicia, en todos los escenarios, sería una víctima. Nunca nadie a quien señalar con el dedo. Sería una persona que desconociendo la situación o bajo mentiras y manipulación, estaría en una relación con una persona probablemente abusiva. Esto es victim-blaming. 

Así que "next time you point your finger I'll point you to the mirror" (citando a Paramore porque en el fondo me quedé con ganas de ir al concierto).

Yo, en época de Oscars el año pasado, me vi Manchester frente al mar, y me encantó, y estaba de acuerdo con que Cassey Affleck ganase el premio a mejor actor, porque pensé que se lo merecía. No sabía nada de él (ni que era hermano de Ben Affleck) porque no soy una entendida en estos temas e iba muy perdida en esto de los actores. Cuando me enteré de que tenía denuncias por acoso pensé que me sentía mal por haberme alegrado por el premio que le dieron. Hoy en día me doy cuenta de que el problema está en que Hollywood sigue dando oportunidades a personas que deberían estar en prisión, y que nadie asociado con esas personas debería cargar con la culpa. 

Y ahora es cuando vosotros decís: "Pero Ari, que como siempre te estás yendo por las ramas. ¿Dónde están los hipócritas de los que estabas hablando?"

Los hipócritas de los que estaba hablando se esconden detrás de un pin en el que pone "Time's Up", y detrás de trajes negros, porque es muy valiente ir de negro en eventos de etiqueta donde la norma es ir de negro. Pero dejando eso de lado, ¿qué es "Time's Up"?.

Es una iniciativa de 40 mujeres, la mayoría nombres importantes en la industria del entretenimiento, que se han unido para dar voz a todas las víctimas de acoso sexual en este mundo. En ella también participan abogadas, y se pretende crear un fondo legar para dichas vícticas.

Fue idea de Reese Witherspoon (multipremiada actriz, una de los rostros protagonistas de la maravillosa Big Little Lies) que los hombres llevasen un pin con el lema de la iniciativa para crear conciencia de ella a través de una plataforma tan importante como Los Globos de Oro. ¿Dónde reside el problema?

En que en una ceremonia en donde hasta el portero lleva ese pin, tú no puedes no llevarlo. Pero llevarlo te convierte en un hipócrita. Gary Oldman, que ganó el premio a mejor actor por Darkest Hour, tiene una denuncia por violencia doméstica. Sí, sí, es del 2001, las personas cambian, pero estamos ante la misma de siempre. Que un hombre siga manteniendo su carrera intacta después de abusar en cualquier sentido de una mujer refuerza el hecho de que vivimos en una sociedad patriarcal donde ese tipo de conductas no son castigadas.

¿Otro ejemplo? James Franco se llevó a casa un globo de oro a mejor actor llevando ese pin, mientras que Twitter se llenaba de mujeres hablando de encuentros desagradables que habían tenido con el actor. Desde la inclusión de desnudos femeninos completos en casi todos sus proyectos a pesar de la incomodidad de las actrices hasta avances sexuales no deseados hacía menores, parece que Franco va a la lista de los #HimToo

Seguro que hay más ejemplos, pero no creo que nadie vaya a leer esta entrada si analizo a los quinientos portadores del pin uno a uno. Y quiero que la leáis.

Voy a terminar con una lista de algunas de las películas que "suenan para los Oscars". Espero no tener que ampliarla, pero ya sabéis cómo son estas cosas.
  1. The Disaster Actor - James Franco es el protagonista y director.
  2. Darkest Hour - Gary Oldman podría ser uno de los nominados a mejor actor.
  3. Wind River - Harvey Weinstein es el productor ejecutivo del film.
  4. Baby Driver - Kevin Spacey interpreta al antagonista de la película.